En Español

Kentucky Association of Sexual Assault Programs (KASAP):
 
KASAP (Coalición de Programas de Asalto Sexual de Kentucky, en español) es la coalición que representa 13 centros de atención a víctimas de violación. Su misión es hablar  en una sola voz en contra de la violencia sexual. KASAP sirve como recurso de información, asistencia técnica y entrenamiento para profesionales.  
 
¿Qué es la violencia sexual?
Hay varias formas de violencia sexual que le pueden afectar a una persona cada día, en todos los sentidos. 
 
El término violencia sexual incluye los siguientes actos:
  • Violación sexual
  • Contacto íntimo sin dar consentimiento
  • Acoso sexual
  • Abuso sexual de niñas/niños
  • Trata de personas
  • Otras maneras de abuso
 
Reacciones comunes incluyen:
 
Efectos físicos
  • Náusea
  • Jaqueca
  • Dificultad para dormir
  • Cambios en el ciclo menstrual
  • Altos niveles de estrés
  • Cambio en el deseo sexual
 
Efectos emocionales
  • Sentirse deprimida/o
  • Vergüenza 
  • Remordimiento 
  • Enojo
  • Conmoción
  • Tristeza
  • Pena
  • Miedo
  • Altibajos emocionales
  • Ansiedad
  • Culpa
  • Negación
  • Insensibilidad emocional
  • Falta de control
  • Incredulidad
  • Impotencia
 
Efectos sociales
  • Tener miedo de salir de la casa
  • Menos interés en cosas que normalmente les gusta
  • Tener miedo de estar sola/o 
 
Cada persona es diferente. No hay una manera correcta para sentirse. Tampoco no hay una manera correcta de recuperarse. Es importante que tome tiempo suficiente para usted.
 
Línea de crisis (Disponible las 24 horas del día): 1-800-656-HOPE (4673)
 
Servicios:
Si ha sido sexualmente violada/o  existe ayuda. Hay centros de atención a víctimas de violación en su región. 
 
Se ofrecen servicios de:
  • Línea de crisis (Disponible las 24 horas del día): 1-800-656-HOPE (4673)
  • Consejería e intervención en casos de crisis
  • Acompañamiento médico
  • Terapia
  • Asesoramiento legal
 
 
Si eres víctima…
  • Vete a un lugar seguro. 
  • Busca atención médica aún que no quieras llenar un reporte con la policía o tener un examen médico forense. Los médicos pueden atender  algunas heridas o proveer medicina preventiva para protegerte contra el embarazo y/o enfermedades de transmisión sexual.  
  • Llama a alguien en quien confías. No tienes que hablar con nadie, pero muchas veces el apoyo emocional es un componente importante en el proceso de recuperación. Recuerda que no estás sola/o; hay defensores calificados que están listos y dispuestos para escucharte y apoyarte cuando necesites. 
  • Recuerda que la violación no fue tu culpa, ni eres culpable por cualquier cosa que hiciste o no hiciste durante el ataque. Hiciste lo necesario para sobrevivir; eso es lo más importante. El abusado es el único culpable. 
 
Tus derechos como sobreviviente de violencia sexual…
  • Elegir si quieres o no reportar la violación a la policía
  • Obtener información completa sobre tus opciones médicas y del reporte a la policía.
  • Tener un defensor de violencia sexual que te acompañará al hospital para el examen médico forense.  
  • Privacidad. La comunicación entre los defensores y víctimas es confidencial.
  • Dar o negar tu consentimiento para todo o parte del examen forense. 
  • Ser tratada/o  con respeto y dignidad.
  • Tener una persona de confianza contigo en la sala de exámenes durante el examen forense. 
 
Si conoces a alguien que ha sido violado…
  • Créelo. 
  • Escucha con compasión y sin emitir juicio. No importa lo que hizo la víctima; no es su culpa. Con tu reacción puedes afectar el proceso de recuperación de la víctima. Es importante que le des apoyo.
  • No presiones a la víctima para hablar.
  • No te enojes. 
  • No trates de controlar las acciones de la víctima. Céntrate en él/ella. La violación sexual ya robó a la víctima su sentido de poder y voluntad.  Es importante que ayudes a la persona a recobrar su sentido de seguridad y poder. La víctima tiene que tomar las decisiones mejor para sí misma.
  • Sé paciente.  Se necesita tiempo para recuperarse.